Cuando tu médico te pide que te realices una química sanguínea es para conocer mejor tu estado de salud y / o para descartar y / o confirmar alguna posible sospecha.

La sangre contiene información valiosa que ayuda al diagnóstico médico y las células que se analizan son:

a) Células blancas de la sangre

Hay cinco tipos diferentes de glóbulos blancos, también llamados leucocitos que el cuerpo usa para mantener un estado saludable y para combatir infecciones u otras causas de lesiones.

Son neutrófilos, linfocitos, basófilos, eosinófilos y monocitos.

Están presentes en la sangre en números relativamente estables. Estos números pueden cambiar temporalmente más o menos según lo que esté sucediendo en el cuerpo. Por ejemplo:

  • Una infección puede estimular al cuerpo a producir un mayor número de neutrófilos para combatir la infección bacteriana.
  • Con alergias, puede haber un mayor número de eosinófilos.
  • Se puede producir un mayor número de linfocitos con una infección viral.

En ciertos estados de enfermedad como la leucemia, los glóbulos blancos anormales (inmaduros o maduros) se multiplican rápidamente, aumentando el recuento de glóbulos blancos.

b) Las células rojas de la sangre

Los glóbulos rojos, también llamados eritrocitos se producen en la médula ósea y se liberan al torrente sanguíneo a medida que maduran.

Contienen hemoglobina, una proteína que transporta oxígeno a todo el cuerpo.

La vida útil típica de un eritrocito es de 120 días, por lo tanto, la médula ósea debe producir continuamente nuevos glóbulos rojos para reemplazar los que envejecen y se desintegran o se pierden por el sangrado.

Varias condiciones pueden afectar la producción de nuevos glóbulos rojos y / o su vida útil, además de aquellas condiciones que pueden provocar un sangrado significativo.

Una química sanguínea determina el número de glóbulos rojos y la cantidad de hemoglobina presente, la proporción de sangre compuesta de glóbulos rojos (hematocrito) y si la población de glóbulos rojos parece ser normal.

Resultado de imagen para química sanguínea

Los glóbulos rojos normalmente son uniformes con variaciones mínimas en tamaño y forma, sin embargo, pueden ocurrir variaciones significativas con afecciones tales como deficiencias de vitamina B12 y folato, deficiencia de hierro y con una variedad de otras afecciones.

Si la concentración de glóbulos rojos y / o la cantidad de hemoglobina en la sangre cae por debajo de lo normal, se dice que una persona tiene anemia y puede tener síntomas como fatiga y debilidad.

Con mucha menos frecuencia, puede haber demasiados glóbulos rojos en la sangre (eritrocitosis o policitemia). En casos extremos, esto puede interferir con el flujo de sangre a través de las pequeñas venas y arterias.

c) Plaquetas

Las plaquetas, también llamadas trombocitos, son fragmentos celulares especiales que juegan un papel importante en la coagulación sanguínea normal.

Una persona que no tiene suficientes plaquetas puede tener un mayor riesgo de sangrado excesivo y hematomas.

Un exceso de plaquetas puede causar coagulación excesiva o, si las plaquetas no funcionan correctamente, sangrado excesivo.

Una química sanguínea mide el número y el tamaño de las plaquetas presentes.

Fuentes: SoundCloud || Olab || Cancer.gov