La mejor historia.

Hace muchos años existía un humano llamado Señor Gerardo, él se decía a si mismo escritor, se regordeaba el solo diciendo que el escribía con los pies en la cuna, que él siempre ha visto el mundo diferente, que su visión lo ha cambiado todo.

El único premio que ha ganado fue uno que organizaron en su escuela cuando él tenía 10 años, ganó por un cuento sobre una mofeta que se iba a trabajar, estaba muy orgulloso de eso.

Comenzó a escribir una historia cuando estaba joven y por fin la había terminado, se dedicó a mandarlo a todos los certámenes, editoriales y convocatorias posibles incluso tomó unos cursos de inglés en línea para poder mandarlo también a editoriales extranjeras.

Pero todos lo rechazaron, él no podía concebir que eso sucediera, esa era por mucho su mejor historia y los demás estaban fallando en no ver lo maravilloso que había creado con letras, al principio no le importó pero pasó un mes, dos meses, seis meses y dos años.

Él había dejado de escribir, estaba dedicado a publicar ese libro como de lugar, pero quería que fuera una editorial para que saliera al mundo con prestigio nadie le iba a prestar atención si lo hacía una casa editorial pequeña, ese era el plan.

REFERENCIAS: YouTube || Harmon Hall || Wikihow 

Fue de entrevista a entrevista a ofrecer su libro pero ninguno daba reseñas positivas, el señor Gerardo genuinamente no sabía en que estaba fallando. Nadie más lo había leído más que él, no quería que cayera en las manos equivocadas por lo que lo custodiaba como una madre a sus crías.

Había coleccionado todas sus cartas de rechazo para que cuando se volviera famoso dijera en las entrevistas “Todas estas editoriales fallaron pero nunca dejé de creer” ya hasta lo tenía ensayado y varias versiones para que la gente no sospechara que todo era su plan.

Recibió un citatorio de una casa editorial, él estaba emocionado y muy seguro de sí mismo como si supiera que era cuestión de tiempo para que esa historia viera la luz. Asistió a la cita con su mejor traje que no había usado en años y olía un poco a humedad pero se puso aromatizante de pino, llego a la recepción.

Una señorita lo vio de los pies a la cabeza y le indició en qué oficina era su cita, cuando entró estaba una chica muy guapa en el celular que le indico con una mano que tomara asiento, lo hizo un poco temeroso pero con la seguridad fingida.

Terminó la plática en su celular, lo saludó.

-Hola, soy Jazmín Gutierrez, leí su libro y tengo unas observaciones…

Se sintió muy halagado y preparado para firmar su contrato tomando la pluma que llevaba en el bolsillo.

-Veo que este manuscrito ha recorrido todas las editoriales posibles y no ha salido a la luz ¿Le han dicho por qué no lo han elegido?

-No, contesto tímido el Señor Gerardo

-Es porque tiene faltas de ortografía, la redacción falla y usted necesita un editor. Por favor deje de girar este manuscrito, queremos la versión final.

El hombre estaba muy sorprendido y ofendido más lo segundo que lo primero, se enojó y bloqueo todo sonido que ella emitiera, tomó su manuscrito de mala gana y se retiró del edificio.

Abrazó el sobre donde estaba su historia

Resultado de imagen para notebook

-No te preocupes, nadie te hará daño – le dio un beso y se fue a tratar de vender la historia nuevamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *