La ecografía del escroto

El ultrasonido es seguro y sin dolor, gracias a este estudio se obtienen imágenes del interior del cuerpo usando ondas de sonido.

La ecografía, también llamada ultrasonido implica el uso de un pequeño transductor (sonda) y un gel de ultrasonido colocado directamente sobre la piel.

Las ondas de sonido de alta frecuencia se transmiten desde la sonda a través del gel hasta el cuerpo.

El transductor recoge los sonidos que rebotan y luego una computadora usa esas ondas de sonido para crear una imagen.

Los exámenes a través de los ultrasonidos no usan radiación ionizante como se usa en los rayos X, por lo tanto, no hay exposición a la radiación para el paciente.

La ecografía es una prueba médica no invasiva que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar afecciones médicas.

¿Cuáles son algunos usos comunes del procedimiento?

Aquí en OLAB puedes encontrar los mejores precios || Información: OLAB  y Wikipedia 

Vídeo: YouTube 

La ecografía del escroto es el principal método de imagen utilizado para evaluar los trastornos de los testículos, el epidídimo (con forma de tubo se ubica a un lado del testículo y es el encargado de recoger los espermatozoides producidos por el testículo) y el escroto.

Este estudio generalmente se usa para:

  • Determinar si una masa en el escroto sentida por el paciente o el médico es quística o sólida y su ubicación.
  • Diagnosticar los resultados del trauma en el área escrotal.
  • Diagnosticar causas de dolor testicular o hinchazón como inflamación o torsión.
  • Evaluar la causa de la infertilidad, como el varicocele.
  • Buscar la ubicación de los testículos no descendidos.

Una aparición repentina de dolor en el escroto debe tomarse muy en serio. La causa más común de dolor escrotal es la epididimitis, una inflamación del epidídimo. Es tratable con antibióticos.

Si no se trata, esta condición puede conducir a un absceso o pérdida de flujo sanguíneo a los testículos.

Uno de los grandes usos que se le da al ultrasonido al estudiar el escroto es para detectar si ambos testículos se encuentran descendidos o no.

Se estima que aproximadamente el tres por ciento de los bebés nacidos a término tienen un testículo no descendido.

El testículo normalmente migra desde el abdomen por un pasaje corto llamado canal inguinal y luego a la posición habitual en el saco escrotal antes del nacimiento.

Si no está presente en el saco escrotal, el testículo puede haberse detenido en la región inguinal, en cuyo caso el examen de ultrasonido a menudo lo verá.

Si el testículo no ha salido de la cavidad abdominal, es posible que no se vea por ecografía.

Si no se detecta un testículo, se puede consultar a un urólogo para decidir si se necesitan imágenes adicionales, como una MRI, para determinar su ubicación.

Si el testículo se encuentra en la región inguinal, se puede mover al escroto. Si se deja demasiado tiempo en el abdomen, el testículo puede volverse canceroso y necesitar ser removido.

El ultrasonido puede identificar la torsión testicular, la torsión del cordón espermático que contiene los vasos que suministran sangre al testículo.

La torsión testicular es causada por uniones anormalmente sueltas de los tejidos que se forman durante el desarrollo fetal.

 

La torsión aparece comúnmente durante la adolescencia con menor frecuencia en el período neonatal y es muy dolorosa.

La torsión requiere una cirugía inmediata para evitar el daño permanente del testículo.

El ultrasonido también se puede usar para localizar y evaluar masas como bultos o tumores que pudieran estar en el testículo o en cualquier parte del escroto.

Las colecciones de líquido y las anomalías de los vasos sanguíneos pueden aparecer como masas y pueden evaluarse mediante ultrasonido.

Las masas tanto externas como dentro de los testículos pueden ser benignas o malignas y deben evaluarse tan pronto como se detecten.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *