Trask, el bardo

“El problema de ser un pueblo pacífico es que no sabemos cómo usar las armas” era una frase que decía mi abuela. Vivíamos en un pueblo lejano, pequeño y teníamos pocas actividades pero esas eran nuestra especialidad, nos habían criado para desarrollar nuestras habilidades manuales.

No servíamos para trabajos duros pero podíamos dibujar un cuadro con nuestras manos, tejer y componer música eran destrezas nuestras. Nuestros vecinos eran un pueblo a 5 km ellos eran todo lo contrario a nosotros, sus manos eran fuertes, experimentadas y con callos y sobretodo músculos que aguantaban todo el acero que forjaban, como esas flejadoras que tenían en algunas casas.

Como he mencionado estábamos alejados de la capital, no llegaba la gente a nosotros  a menos que fueran viajeros o que tuvieran un asunto específico. Desconfiábamos del forastero que llegara ahí sin razón.

Había un poco de magia que sobrevivía en la aldea, no era mucho pero ese tipo de conocimiento sin duda era valioso.

Yo me llamo Trask, no sé qué significa mi nombre, mi abuela decía que era un conjuro para protección nunca le creí pero tampoco me lo iba a cambiar por eso. Yo era un Bardo toda mi familia lo era, por si no lo sabes nos dedicamos a recopilar las historias del pueblo. Hay demasiada gente haciendo cosas pero nadie que las replique.

Convertimos las historias a música para que sean más leves, que pesen menos y podamos llevar más. Alguna vez escuché que un foráneo decía lo inútil que eran los bardos pero esas personas que dicen eso obviamente no saben el significado de la historia y no aprecian la suya.

El tiempo puede ser un enemigo cruel, come recuerdos, conocimiento, sabiduría. Aunque algún humano se le llegue a escapar  100 años, sabemos que la muerte lo va a atrapar y por lo mismo ¿Cuánta experiencia se lleva esa persona? Parte de nuestra misión es escapar del olvido, es ir por el mundo componiendo lo que vemos para que sepan que las historias no murieron en vano.

¿Quién quiere ser olvidado? Nadie. El problema de las historias es que con criaturas salvajes por eso hay que tratarlas con respeto porque  se pueden descontrolar y mover elementos, modificarse y lo que llevamos en las letras puede ser otra versión de la historia.

La mayoría de las historias no son iguales pero podemos tener cosas similares. Entre nosotros tenemos la teoría de que las historias nos eligen a nosotros porque debemos aprender cosas de ellas.

Esto, si no se han dado cuenta es una historia, es la historia de cómo escape vivo de mi aldea, esto es lo que recuerdo y lo que cantaré porque al parecer soy el último bardo por aquí y no estoy dispuesto a rendirme, seguiré llevando historias a donde me lleven, trataré de averiguar porque solo yo sigo aquí.

Los sentimientos quieren vencerme y me quiero rendir pero es un lujo que no puedo permitir, contar y advertir esta historia depende de mí.

Bienvenidos al relato de Trask el bardo.

Conoce más: YouTube, APLEMSA, Wikipedia 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *