Mi Cheli

Mis padres, ella se llama Araceli y él se llama Antonio hace dos meses tomaron la difícil decisión de separarse aunque en ese momento a mi hermana mayor y a mí nos dijeron que por el momento solo se iban a tomar un tiempo fuera para pensar, meditar, reflexionar y que después decidirían lo que pasaría aún no sabemos si ya pensaron como lo van a solucionar mi mamá decidió irse a los cabos a trabajar mientras nosotros nos quedamos con mi papá ya que debe trabajar y nosotros no podemos abandonar la escuela puesto que yo me encuentro a un año de concluir mis estudios a nivel bachillerato y Vero mi hermana ya está por terminar el primer semestre de la universidad de modo que no tuvimos otra opción más que quedarnos los dos en casa con él.

Ellos aún son muy jóvenes por no decir exageradamente jóvenes pues mi madre apenas tiene treinta y cinco años de edad y mi papá treinta y nueve por lo cual siempre han sido muy alivianados todo el tiempo nos comprendían y apoyaban en todo y para todo ya fuese para experimentar o por curiosidad por ejemplo nunca nos prohibieron ir a una fiesta, llegar tarde a casa, tener novio a Verónica o a mi tener novia o amigas, tampoco nos prohibían probar alcohol o el cigarrillo aunque a ninguno nos gustó; me sentía muy orgulloso de mi familia y cuando mis amigos y compañeros de la escuela iban a casa siempre me decían: “tus papás son súper buena onda como desearía que los míos fueran la mitad de alivianados como los tuyos”. Esas palabras me hacían sentir afortunado.

Pero hace una semana mi Cheli como le digo de cariño a mamá nos pidió que le enviáramos más ropa porque dice que la que tiene no es suficiente por lo que Vero y yo al siguiente día fuimos al servicio de paquetería para enviarle una caja, ahí primero nos dieron un formato para llenarlo con todos los datos necesarios y después suben la caja a una báscula industrial al ver eso no pude evitar reír pero mi hermana me dio un codazo que me dejo sin aliento para después preguntar porque me estaba burlando, yo le dije que me pareció gracioso ver la báscula tan grande que utilizan como si fuese inmenso el envió o ni que pesara tanto la caja, pero ella me hizo ver que no éramos los únicos que enviaban paquetes por ello era necesaria así de grande la báscula para cuando se requiera ya sea porque dicho envió es más grande o más pesado entonces me sentí abochornado pues por un momento fui muy bobo, pero ni hablar aprendí algo nuevo. A los tres días mi Cheli confirmo la entrega del mismo pero también nos dijo algo que nos dejó helados.

Esa tarde hicieron una video llamada y nos juntaron para comentarnos que mi papá y ella llevaban varias noches platicando largamente acerca de su situación entonces dijeron que por fin habían tomado una decisión la cual consistía en que por el momento mi mamá iba a continuar donde estaba ya que le estaban dando en su trabajo un curso intensivo de inglés además de un curso para aprender a dar masajes de todo tipo como relajantes, con piedras volcánicas, maya, balsámico, terapéutico, sueco, japonés, hawaiano, pinda, de reflexología entre muchos otros y el tiempo del curso era de un año por lo cual ella decidió esperar para concluir el curso pero no sin antes hacernos saber que aún se aman y que desean estar juntos nuevamente y que en cuanto pase el tiempo necesario volverá a casa con nosotros y emprenderá un negocio por lo cual estoy feliz y contento.

Si quieres saber más entra a La Casa de la Báscula

FUENTES: YouTube, La Casa de la Báscula , Entrepeneur

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *